COMEX NO PISA TIERRA AL AFIRMAR QUE EN EL PAÍS NO EXISTE UN PROBLEMA DE PRECIOS DE MEDICAMENTOS

MINIATURA-NOTAS-DE-PRENSA

El Decano del Colegio Químico Farmacéutico Departamental de Lima, Javier Llamoza Jacinto cuestionó la carta enviada por la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú) al Congreso de la República, para solicitar que el proyecto de ley, que busca que los medicamentos genéricos sean de venta obligatoria en las farmacias, no se apruebe tal como está redactado ya que debería realizarse un análisis exhaustivo.

Llamoza Jacinto, señaló que COMEX no estaría siendo realista al afirmar que en nuestro país no existe un problema de precios en medicamentos. “Preguntemos a los miles de pacientes que se ven obligados a pagar altos precios por sus medicamentos en establecimientos privados, si realmente no existe un problema, la respuesta será obvia”, enfatizó.

En la carta entregada, Comex dice que el proyecto de ley sobre genéricos vulnera los derechos constitucionales, ya que no se puede obligar a una empresa privada a vender un determinado producto, por el contrario, propone que las cadenas de boticas sean parte  del suministro para solucionar el desabastecimiento, es decir que el Estado rembolse a las cadenas por medicamento entregado. “Esto no soluciona el problema, hay zonas alejadas en extrema pobreza, donde ni siquiera existe una botica privada. De aplicarse lo que propone COMEX, ¿dónde acudiría esta población?”, el problema no se soluciona para los más vulnerable.

Para el Colegio Químico Farmacéutico Departamental de Lima, el derecho a la salud es un derecho inalienable que está por encima de los derechos comerciales y que el Estado está obligado proteger, por lo que debe tomar todas las medidas necesarias para garantizarlo.

En ese sentido, Javier Llamoza dijo que en el país existe un problema estructural en el sector salud que debe ser atendido de manera urgente,  el desabastecimiento de medicamentos es un problema crónico que llega hasta un 60 en algunos establecimientos, lo que obliga a los pacientes a buscar sus medicamentos en las cadenas de boticas privadas, y éstas inducen a vender sus propios genéricos de marca a precios injustificados